¿Sabes cómo le afecta el humo del tabaco a tu cutis?

El fumar está fuertemente relacionado con patologías graves, como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, es la mayor causa de muerte a nivel mundial.

También la piel sufre las consecuencias del tabaquismo, no sólo con enfermedades graves, sino también con aquéllas que afectan a su estética.

El aire contaminado con humo seca la piel y fumar reduce la cantidad de flujo sanguíneo que llega a ésta, lo que la priva de oxígeno y otros nutrientes esenciales y provoca deshidratación en la superficie cutánea.

La piel de un fumador presenta las siguientes características:

  • Arrugas marcadas, provocadas en gran medida por las contracciones de los labios al fumar y el acto de entrecerrar los ojos para evitar el humo. Las arrugas son más estrechas, profundas y con contornos bien marcado.
  • Los fumadores de 40 a 49 años tienen una probabilidad de arrugas idéntica a la de los no fumadores de 60 o 70.
  • Problemas de cicatrización.
  • Pigmentación amarillenta alrededor de los dedos, de las manos, de los dientes.
  • Cabello seco, pierde luminosidad y se vuelve quebradizo.
  • Piel seca.
  • Piel opaca sin vida, poca luminosidad.
  • Perdida de elasticidad de la piel, con lo que conlleva estrías en la piel y falta de firmeza.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies