Cambio de estación, pero… ¿cómo afecta a nuestra piel?

Llega el cambio de estación, pero ¿cómo afecta a nuestra piel?

El Centro de Estética Susana Basurto te cuenta cómo protegerla.

Cuidado de la piel en primavera: Puesta a punto.

En esta época del año la piel vive su particular periodo de cambio, siendo más evidente en la zona del rostro. Tras haber estado expuesta a los rigores del invierno, la epidermis se muestra marchita y carente de vitalidad. Y, por otro lado, hay que tener en cuenta que ya ha comenzado la marcha atrás hacia los días de sol intenso, lo que a su vez exige una puesta a punto para llegar completamente renovada y protegida de cara al verano.

En invierno: con el frio, viento… nuestra piel está desprotegida. 
Invierno: Tratamientos específicos

En invierno tu rostro necesita una adecuada protección frente al frío y el viento para evitar la sequedad e irritabilidad que ambos agentes atmosféricos generan en la epidermis. Debido a su acción, la piel tiende a enrojecerse y agrietarse, y a sufrir un envejecimiento prematuro. De ahí, que esta estación del año centraremos los tratamientos en protegerla.

Cuidados de la piel en verano: Tratamientos intensivos

Nuestro amado y deseado verano ¡ya está aquí! Y con él vienen el calor, el sol… Nos encanta, pero hay que tener en cuenta que con todo ello la piel también sufre.

En primer lugar tienes que ser consciente que hay que evitar la deshidratación y que una pigmentación excesiva de la epidermis constituye el mayor problema durante la época estival. El sol y las altas temperaturas debilitan la barrera cutánea ocasionando pérdida de agua por la evaporación y manchas oscuras en la piel.

Cuidados de la piel en otoño: Tratamientos reparadores

Tras el verano se advierten las secuelas derivadas de la excesiva exposición solar: las manchas, arrugas y desvitalización. La piel se muestra marchita, sin vida.

Además, el sol reduce la producción de grasa natural de la piel, por lo que una excesiva sequedad del tejido graso puede (y suele) provocar una sobreestimulación de las glándulas sebáceas, produciendo el temido “efecto rebote” llegado el otoño.

Centro de Estética Susana Basurto

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies