La Grande Crème de Biologique Recherche

La Grande Crème de Biologique Recherche

Innovación absoluta en el mundo de la cosmética profesional, La Grande Crème contempla todos los problemas ligados a la edad en su conjunto. Actúa sobre la expresión de los genes, implicados en los procesos de envejecimiento cutáneo, para permitir una verdadera regeneración celular.

La Investigación Biologique Recherche
Una vez más, el Laboratorio de Biologique Recherche se apoya en el conocimiento profundo que tienen sus científicos de la piel y su funcionamiento y dan un paso más y muy importante, buscando la explicación genética y su repercusión sobre el envejecimiento cutáneo.

Conceptos como la genética, el genoma, la epigenética, etc, comenzarán a formar parte de nuestro vocabulario.
Pero, ¿qué es la epigenética? Es una rama de la Biología que estudia los cambios en la actividad de los genes, no implicando modificación en la secuencia del ADN y pudiendo ser trasmitidos en el curso de las divisiones celulares. Contrariamente a lo que ocurre con las mutaciones que afectan a la secuencia del ADN, las modificaciones epigenéticas son reversibles (Inserm).
Los genes que lleva el ADN (Ácido Desoxirribonucleico) son copiados por una enzima que se llama el ARN polimerasa (Ácido Ribonucleico) en forma de ARN mensajero.

Este ARN mensajero se transforma enseguida en proteínas (ver esquema a continuación). Las proteínas son moléculas orgánicas producidas en las células, tienen un rol de comunicación, de estructura y de respuesta inmunitaria. Participan en la renovación de los tejidos y permiten numerosas reacciones bioquímicas. Es, pues, primordial para el desarrollo del ser humano que sean fabricadas lo mejor posible y que funcionen correctamente.

Los factores epigenéticos son mecanismos celulares que influyen en la expresión de los genes (alta o baja) en función del contexto en el que evoluciona el individuo. En efecto, en el nacimiento, cada individuo nace con la mitad del patrimonio genético de cada uno de sus progenitores. Sin embargo, este patrimonio se expresa de forma diferente a lo largo de la vida, puesto que la expresión de los genes va a ser modificada por diferentes factores externos (contaminación, estrés…) y hábitos de vida (alimentación, deporte…).

A día de hoy contabilizamos hasta 3 modificaciones posibles:

  • La metilación del ADN= aumento de grupos metil sobre el ADN.
  • La modificación de las histonas= modificaciones bioquímicas de las histonas (proteínas alrededor de las cuales se enrolla el ADN).
  • La producción de microARN= cadenas cortas nucleotídicas que regulan la expresión de los genes. Los micro ARN se van a fijar sobre los ARN mensajeros con el fin de impedirles fabricar nuevas proteínas.
    Cada uno, a su manera, estos mecanismos permiten activar o reprimir genes en respuesta a factores medioambientales (deporte, estrés, alimentación…). Estas características son modificables en función de los cambios que el individuo realiza sobre sus hábitos de vida.

El ejemplo más concreto es el de los gemelos. Efectivamente, los verdaderos gemelos parten exactamente del mismo material genético en el nacimiento, de ahí su perfecto parecido mientras son niños. Sin embargo, con el tiempo, comprobamos que aparecen diferencias ya que el ambiente en el que los dos individuos evolucionan genera modificaciones epigenéticas diferentes.

Son reversibles, pero pueden transmitirse entre las células y sobre varias generaciones.
Es muy conocido en el mundo medical, que las anomalías epigenéticas pueden contribuir al desarrollo y a la progresión de enfermedades humanas. Partiendo de esto, podemos afirmar que estas transformaciones epigenéticas tienen, igualmente, repercusiones sobre la piel. En efecto, se ha conseguido un gran descubrimiento en 2017 por el Laboratorio de Expresión Genética de San Diego, sobre la reprogramación celular, que permite, no solamente detener el envejecimiento, si no rejuvenecer las células e invertir los daños causados en el ADN. Estamos así en el comienzo del descubrimiento de soluciones revolucionarias para ralentizar el proceso de envejecimiento cutáneo e incluso invertirlo. Los descubrimientos epigenéticos muestran, hoy en día, que es posible reparar los daños en el núcleo de las células a fin de contrarrestar los efectos del envejecimiento cutáneo.

Epigenactiv ©
Este nuevo activo es un pentapéptido encapsulado que actúa sobre la regeneración de los tejidos, la activación del proteosoma y la eliminación de los desechos celulares.

Los factores de crecimiento son conocidos por estar implicados en la regeneración cutánea pero, con la edad, su concentración disminuye. En efecto, los microARN, formados con el tiempo, se fijan sobre los factores de crecimiento impidiendo la síntesis de diversas proteínas. El EpigenActiv© va a imitar las moléculas que se fijan habitualmente a los receptores de los factores de crecimiento. Así, fijándose sobre el mensajero ARN, el EpigenActiv© va a impedir que se fijen los microARN.

El EpigenActiv© mantiene la capacidad de proliferación celular a pesar del envejecimiento cutáneo. Permite una regeneración más rápida de los tejidos.

Además de sus capacidades regenerantes, el activo estimula el gen SKP-1 permitiendo sintetizar la ubiquitina ligasa, una enzima clave en la desintoxicación celular.

El proteosoma, sistema de limpieza de las células, elimina las proteínas oxidadas y evita su acumulación. Estos desechos están marcados gracias a la ubiquitina ligasa. El proteosoma puede entonces reconocerlos para desecharlos.

El EpigenActiv©, al activar la expresión del gen SKP-1, va a permitir al proteosoma destruir un máximo de proteínas oxidadas en la piel y eliminar más desechos, más rápidamente de lo normal.

El envejecimiento cutáneo
El envejecimiento cutáneo de la piel es un fenómeno fisiológico normal genéticamente programado, pero que puede ser modulado en función de acontecimientos biológicos que se desarrollan a lo largo de la vida.

Los factores intrínsecos del envejecimiento cutáneo son transmitidos en el nacimiento por los genes de nuestros padres. Las principales causas son el estrés oxidativo y las variaciones hormonales.

  • ► La piel se vuelve más seca y rugosa ya que la capa córnea cambia. La adhesión de
    los corneocitos y la disminución de la hidratación la vuelve más espesa con el paso del tiempo.
  • ► El espesor de la piel disminuye como consecuencia de la atrofia de la dermis y la epidermis; la renovación de los queratinocitos se ralentiza, su alineamiento es menos
    regular y muestran formas, tamaños y una coloración menos homogénea. La junción dermoepidérmica es aplanada con la desaparición de las crestas epidérmicas, disminuyendo la superficie de intercambio y anclaje entre las dos capas.
  • ► La actividad y el número de melanocitos disminuye a razón del 10-20% por decena de años a partir de los 30 años, lo que provoca una disminución de la capacidad de bronceado y como consecuencia de absorber los UV.
  • ► Las respuestas inmunitarias cutáneas son menos eficaces a medida que el número de células de Langerhans y de mastocitos se reduce.
  • ► Observamos un fenómeno de flacidez y de adelgazamiento de los tejidos con la aparición progresiva de arrugas y arruguillas. En efecto, el número de fibroblastos disminuye con la edad; las fibras de colágeno de la dermis son menos numerosas, más gruesas y su organización es menos regular que en una dermis joven. La proporción de colágeno tipo III sobre el colágeno tipo I aumenta, siendo, sin embargo, el colágeno de tipo I, el que juega un rol importante en la estructura de la dermis.
  • ► La piel está más pálida y regula peor la temperatura (riesgo de hipotermia más alto) ya que la red vascular de la piel se vuelve menos rica (desaparición de las asas capilares, aplastamiento de la junción dermoepidérmica, desaparición de las papilas dérmicas).
  • ► Al menor golpe, aparecen hematomas o heridas y cicatrizan muy lentamente, ya que los capilares están fragilizados.
  • ► El drenaje de toxinas se vuelve más complicado, ya que la red linfática es menos eficiente.
  • ► La sequedad cutánea es muy importante y los olores corporales disminuyen, ya que las glándulas sebáceas y sudoríparas son más débiles, lo que provoca una reducción del film hidrolipídico en la superficie de la epidermis.
  • ► Los huecos y los volúmenes aparecen menos equilibrados, ya que el tejido adiposo adelgaza a nivel del rostro, de la cara dorsal de las manos, de la tibia y de la planta de los pies, pero se espesa a nivel del abdomen en el caso de los hombres y en los muslos en el caso de las mujeres.

Los factores extrínsecos más conocidos son la exposición a los UV, la contaminación atmosférica, el consumo de tabaco, el abuso de alcohol y la malnutrición. El papel del entorno es casi tan importante como el de la fisiología en el envejecimiento cutáneo.

En efecto, estos acontecimientos medioambientales pueden dañar los genes de las células cutáneas, volviéndolos menos eficaces en su multiplicación y más frágiles.

Para un buen envejecimiento, es fundamental evitar en la medida de lo posible estos factores medioambientales, asegurando al mismo tiempo una alimentación equilibrada y, en general, una vida sana.

  • El sol se ha convertido en el enemigo número 1 de la piel. Los rayos ultravioletas son responsables de la fragilización de las células de la piel, facilitando así el desarrollo de cánceres cutáneos e impidiendo la fabricación de un tejido elástico de calidad (la dermis se vuelve más rígida).
  • El tabaco es otro enemigo potente de la piel, actuando sobre las células de sostén que fabrican fibras de elastina de mala calidad. Se sabe que los productos tóxicos contenidos en los cigarros degradan las estructuras fundamentales de la dermis, principalmente el ácido hialurónico.
  • La contaminación atmosférica juega un papel de acelerador del envejecimiento, disminuyendo su sistema de defensa inmunitario, generando estrés oxidativo, bajando su hidratación y disminuyendo su poder de descamación.
  • El estrés es un factor difícil de evitar, parece que puede aumentar directamente la producción de radicales libres a nivel de la piel. Estas moléculas oxidadas destruyen las células pudiendo modificar la estructura del ADN.
    La alimentación es igualmente un punto elemental; la comida rápida y el tratamiento de los alimentos por el calor, elimina las vitaminas termo sensibles y son el origen de carencias de vitaminas, calcio, magnesio y hierro. Es por ello que es necesario tener una alimentación equilibrada, variada y sana.

La solución Biologique Recherche
Este producto que representa una innovación en el campo de la cosmética profesional, trata todos los problemas ligados al envejecimiento de una manera global, actuando sobre la expresión de los genes implicados en los procesos de envejecimiento cutáneo para permitir una verdadera regeneración celular.

Biologique Recherche ha identificado y seleccionado el EpigenActiv©, un péptido que actúa sobre los receptores de los FC (Factores de Crecimiento), vitales para regenerar los tejidos y reciclar las proteínas degradadas.

La Grande Crème va a favorecer la regeneración dérmica en profundidad para una fuerte renovación y reestructuración epidérmica. Las células se refuerzan, la barrera cutánea se restaura: podemos hablar de un verdadero renacimiento tisular. Su fórmula mejora la arquitectura funcional de las fibras para combatir activamente el fenómeno de flacidez del rostro y mejorar su resistencia a la gravedad. Llena los huecos y los volúmenes inestéticos y proporciona un “efecto lifting” para rediseñar el contorno del rostro. El eje reafirmante permite la mejora de la visco-elasticidad de la piel para una piel más tonificada y más firme.

La Grande Crème regula la expresión de la progerina, marcador de envejecimiento que se acumula con la edad, con el fin de alisar los trazos del rostro, reducir el tamaño y la profundidad de las arrugas existentes y ralentizar la aparición de nuevas arrugas.
Los activos antiglicación permiten luchar contra la alteración de las fibras de colágeno y de elastina, y así limitar la aparición de los signos de la edad. Enriquecida en activos antimanchas, atenúa las irregularidades pigmentarias presentes y previene la aparición de nuevas manchas. Homogeneiza y aclara el tono para aportarle luminosidad y brillo. La Grande Crème protege el ADN mitocondrial, las células cepa epidérmicas, favorece la síntesis de los lípidos del cemento epidérmico para mejorar la calidad de la barrera cutánea y luchar contra las agresiones externas.

Indicaciones
Recomendada para los Instantes de Piel sometida al envejecimiento cutáneo.

Centro de Estética Susana Basurto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies